EL CERTIFICADO ENERGÉTICO
RESUMIDO EN 10 PUNTOS:

Certificado Energético

 

  1. Obligatorio a partir del 1 de Junio de 2013 para alquiler o venta de inmuebles o locales.
  2. Será necesario obtenerlo antes de promocionar el alquiler o venta del inmueble.
  3. Es obligación del propietario solicitarlo.
  4. Tiene una vigencia de 10 años.
  5. El propietario puede elegir libremente al técnico para realizarlo.
  6. El incumplimiento de esta conmativa conlleva sanciones económicas de hasta 6.000 €.
  7. El certificado informa sobre la calidad del inmueble en términos de eficiencia energética (una mejor letra o calificación obtenida, se traduce en más ahorro en las facturas de consumos).
  8. El certificado incluye propuestas de mejora de la letra obtenida (a título informativo, en ningún caso obligatorio a llevarlas a cabo).
  9. La calificación energética será un dato importante a considerar a corto plazo en el valor del inmueble en el mercado.
  10. El proceso de certificación SIEMPRE debe considerar una visita al inmueble.

 

OTROS DATOS IMPORTANTES:

¿En qué normativa nos basamos?
Normativa: Real Decreto 235/2013 del 5 de abril por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación energética de los edificios.

¿Qué se persigue con el certificado?
El principal objetivo de este certificado es fomentar la eficiencia energética y optimizar el gasto de los consumos. Aunque a priori al propietario le pueda parece un nuevo impuesto; es un realidad una medida muy efectiva; que demás ayudará a poder comparar inmuebles a la hora de comprar o alquilar, ya que facilitan una importante información, influyendo a largo plazo en la depreciación o revalorización del inmueble en el mercado.

¿Qué información me aporta el certificado?
Nos da una idea del consumo energético que tiene nuestro inmueble en base a la calidad en los cerramientos (fachadas, cubiertas, suelos…) y a las instalaciones térmicas. Antiguamente no se construía con los mismos requisitos en calidades, y los inmuebles con más antigüedad no cuentas con un nivel de aislamiento adecuado; esto se traduce en mayor consumo energético y en definitiva mayor gasto en las facturas de gas y electricidad.
También permite comparar dos inmuebles desde el punto de vista de consumo; por ejemplo, un inmueble con calificación “B” sabemos que es más eficiente que unos “D”, con el correspondiente ahorro en las facturas energéticas para los inquilinos.

¿El certificado da idea del ahorro en la vivienda?
Sí. Si comparamos el consumo energético entre dos viviendas, en la que una de ellas tiene una “A” y la otra una “G”, la diferencia puede ser de hasta un 70% mas de consumo en la segunda.

¿Quiénes estás obligados a tenerlo?
- Aquellos inmuebles que se pongan en venta o que se alquilen a un nuevo arrendatario más de 4 meses anuales
- Edificios en los que haya una autoridad pública ocupando una superficie útil superior a 250 metros cuadrados; y que sean frecuentados habitualmente por público.

¿Debo tener una calificación concreta para poder vender o alquilar?
No. Para vender o alquilar solamente hay que tenerlo, independientemente de la calificación que hayamos obtenido.

¿Qué sucedo si no certifico mi vivienda?
La normativa contempla un apartado de sanciones a pagar por el propietario, con distinta cuantía económica en función del nivel de infracción que sea considerada. Cada comunidad autónoma, vigilará por el correcto cumplimento de esta normativa supervisando las certificaciones.

 

¿Quieres que realicemos el certificado energético de tu vivienda?
Consultanos aquí sin compromiso alguno